Oh mi querido San José, ayúdame a prepararme a una buena muerte y también a aprender el español para ser más útil en dar a conocer y amar a Jesús y a María. (HnoJV)