YOOtheme
Papa Francisco en México Imprimir E-mail

 

 

;

 

 

 

El Papa Francisco, "misionero de misericordia y de paz", deja México con un mensaje de esperanza hacia un pueblo que sufre la presión y la opresión de los poderes. En los cinco días que estuvo en México, dirigió mensajes y estuvo en contacto con políticos, obispos, enfermos, indígenas, niños, familias, sacerdotes, consagrados, seminaristas, jóvenes, presos, empresarios, emigrantes, y con miles de personas que vivieron sus misas multitudinarias. Varias televisiones siguieron los pasos del Papa en todo momento, así los que no pudieron estar con él en los distintos eventos o verlo pasar fugazmente en su recorrido por las calles, pudieron seguirlo con todo detalle a través de los medios.

Nuestra parroquia de Corpus Christi estuvo presente en la Eucaristía que el Santo Padre celebró en la Basílica de la Virgen de Guadalupe el sábado 13 de febrero. Estuvieron presentes 15 ancianitos y “buenos hijos” de nuestros proyectos, con sus respectivos acompañantes, además de 16 miembros de las pastorales, todos ellos acompañados por el párroco P. Cosme Pedagna. Se ubicaron en los espacios de la plaza, saludaron al Papa cuando pasaba en el “papamóvil” y siguieron la misa a través de las grandes pantallas instaladas. Destacamos de esta misa sus palabras dirigidas al pueblo a través del mensaje de la Virgen de Guadalupe y su humilde y obediente mensajero San Juan Dieguito. El Santo Padre invitó a escuchar lo que nos dice la Virgen. El mismo Papa, después de la homilía, se sentó de cara al altar y frente a la guadalupana en silencio, silencio que se extendió a los centenares de miles de personas que estaban participando dentro y fuera de la Basílica. P. Cosme testimonia como le impresionó ese silencio en ese momento y durante toda la celebración, lo cual expresa la fe y el respeto ante lo sagrado de este pueblo mexicano, de modo particular cuando se encuentra ante su virgencita de Guadalupe. Terminada la misa el Papa pasó 15 minutos en el camerino donde está la imagen de la guadalupana; una vez más silencio y contemplación. Gestos del papa que, como nos tiene acostumbrados, son más elocuentes más que sus palabras.

Todos los participantes de nuestra parroquia llegaron cansaditos por las varias horas que estuvieron en espera, pero contentos y satisfechos por sentir el calor de un pueblo enfebrecido, acogedor y cariñoso con el Papa Francisco y su Virgencita de Guadalupe.

También P. Marcos Cortés, de la comunidad de Amozoc, junto a los sacerdotes del decanato, se trasladó desde Puebla hasta Morelia, Estado de Michoacán, para participar el martes 16 de febrero en la Eucaristía que el Papa celebró con sacerdotes, consagrados y seminaristas de todo México. De su homilía destacamos: “¿Qué tentación nos puede venir de ambientes muchas veces dominados por la violencia, la corrupción, el tráfico de drogas, el desprecio por la dignidad de la persona, la indiferencia ante el sufrimiento y la precariedad? ¿Qué tentación podemos tener nosotros, una y otra vez, –nosotros llamados a la vida consagrada, al presbiterado, al episcopado–, qué tentación podemos tener frente a todo esto, frente a esta realidad que parece haberse convertido en un sistema inamovible?

Creo que la podríamos resumir con una sola palabra: resignación. Y frente a esta realidad nos puede ganar una de las armas preferidas del demonio, la resignación. «¿Y qué le vas a hacer? La vida es así». Una resignación que nos paraliza, una resignación que nos impide no sólo caminar, sino también hacer camino; una resignación que no sólo nos atemoriza, sino que nos atrinchera en nuestras «sacristías» y aparentes seguridades; una resignación que no sólo nos impide anunciar, sino que nos impide alabar, nos quita la alegría, el gozo de la alabanza. Una resignación que no sólo nos impide proyectar, sino que nos frena para arriesgar y transformar”. El texto no tiene desperdicio, directo, claro y profundamente motivado. Destacar que el Papa en esta eucaristía celebró con el cáliz y el báculo del gran misionero y primer obispo de Michoacán Vasco Vázquez de Quiroga que el Papa está interesado en su causa de canonización.

Muchos fueron los mensajes y gestos del Santo Padre. Recordamos algunos. Invitó a los obispos a que se digan las cosas con claridad, cara a cara, que sean transparentes y que se inclinasen hacia la gente, como lo hizo el mismo Papa durante toda su visita; se inclinó hacia los enfermos, hacia la gente sencilla para saludarlos, besarlos, hablar con ellos, bendecirlos, recibir sus regalos… alguno lo quiso tener tan cerca de sí que casi le provoca al Papa un accidente; claro que eso confirma lo que él mismo dice: “prefiero una Iglesia cercana a la gente aunque accidentada…”

Fue hermoso ver al Papa colocando unas gotas medicinales en la boca a un niño enfermo sostenido por la mujer del presidente del gobierno. Allí, en ese mismo hospital destacó la importancia de la “cariñoterapia”, algo muy guaneliano, por cierto. También fue muy elocuente cuando el Papa celebró la misa en Ciudad Juárez, una de las ciudades más violentas del mundo, frontera con los EE. UU., con un báculo en forma de cruz que un preso de Ciudad Juárez le acababa de regalar. Fue conmovedor cuando el Santo Padre, en esta misma ciudad, bendice una cruz en un puente inconcluso frente el Río Bravo, frontera-muro con los EE.UU. y pone unas flores de esperanza evocando las dramáticas situaciones que viven diariamente emigrantes mexicanos y centroamericanos.

Un viaje maravilloso, donde hubo algunos temas político-sociales que el Papa, muy a su pesar, no pudo tocar. Aun así, sus discursos fueron muy valientes y motivadores. Físicamente el Papa estuvo en las fronteras (como a él le gusta), junto a Guatemala hablando a los indígenas y en la frontera con los EE.UU. hablando a los emigrantes. Una buena lectura de sus discursos nos haría bien a todos. Por ahí se lo dejo de tarea.

P. Alfonso Martínez Herguedas SdC (Ciudad de México)  

Del cartel oficial

Algunos participantes de nuestra Parroquia de Corpus Christi

P. Cosme acompañando al grupo de la parroquia

Explanada de la Basílica de Guadalupe

 

Última actualización el Jueves, 24 de Marzo de 2016 03:23