YOOtheme
Congreso Familia Guaneliana Imprimir E-mail

Con el deseo de atender al llamado que nos comunica el Papa Francisco con el año Jubilar de la Misericordia, la Familia Guanelliana de Colombia, con delegaciones de Ocaña, Bogotá y Floridablanca, se reunió del 4 al 6 de junio en el Centro Don Guanella, en la ciudad de Floridablanca, compartiendo como familia y con el deseo de profundizar en este carisma de la iglesia bajo el lema de “Abrir la ventana del amor de Dios al corazón del mundo.” El Padre Jorge Flores llevó adelante el tema “La misericordia del Padre” al hilo de los documentos Dives in Misericordia (Encíclica del Papa Juan Pablo II) y las encíclicas Deus Caritas est y la Bula Misericordiea Vultus (Benedicto XVI y Francisco I, respectivamente). Aterrizamos la misericordia del Padre en cada uno de nosotros en todos los aspectos de la vida con una visión de iglesia comprometida y encarnada.

Un taller por grupos nos ayudó a profundizar el tema y a concretizarlo. La misericordia tiene que tener rostros, vivencias, proyectos y sobre todo un camino común (en nuestro caso especialmente desde el carisma guaneliano de la caridad).

La misericordia y el liderazgo en la iglesia fue el tema que los más jóvenes participantes del Congreso estuvieron compartiendo en la tarde antes de ir todos juntos al Santuario del Señor de los Milagros, en Girón, sede elegida como lugar de jubileo para el año de la misericordia, para participar de la eucaristía. En la noche, el grupo de Ocaña dirigió el momento de animación donde desde la música, la interpretación y el humor puso el broche final de la primera jornada.

En la segunda jornada se profundizó más el tema de la misericordia esta vez a cargo del padre Cosme Pedagna. La misericordia habla al corazón y el corazón, con misericordia, es capaz de sanar y de dar sanación. Corazón que sana y corazón que dona. La misericordia no puede quedar almacenada en el corazón. Tiene que rebosar y alcanzar al corazón del mundo. Dios actúa en la vida de cada uno con misericordia para que cada uno nos entreguemos en cuerpo y alma al mundo para transmitir vida, justicia y paz.

Esta vez la eucaristía se celebró en la parroquia Santa Lucía, a cargo de la comunidad guaneliana, en el barrio Bellavista.

El último día del congreso se ocupó para ir sacando las conclusiones que nos llevan de nuevo a tomar referencia del ser familia con todos. Todas las personas que se acercan a la misión participan en su medida de la familia gueneliana y, como tal, es nuestra labor acrecentar los lazos de vida y de familia.

Los más de ochenta participantes al Congreso se dieron este compromiso de iluminar más el corazón del mundo desde esta caridad que tiene que hacerse familia para ser más creíble.  

Fotos del encuentro

 

Última actualización el Martes, 14 de Junio de 2016 16:33