YOOtheme
Feliz día de San José Imprimir E-mail

 Nos alegramos por la celebración de San José en nuestra Provincia. Felicitamos a Villa San José y a la Pía Unión de Madrid. También agrademos a Dios por las hermosas iniciativas que se van suscitando en nuestras comunidades: revitalizar la Pía Unión en la Ciudad de México e iniciar la Pía Unión en la comunidad de Floridablanca (Colombia) en estrecha colaboración con los guanelianos cooperadores. Estos son motivos para sentirnos contentos y seguir celebrando con mucha fe a este gran Santo tan querido por nuestra Congregación. Que él nos ayude en nuestra vida y sea apoyo y consuelo para los que están dando el paso definitivo al encuentro con Dios. Hace unos meses en “Guanella News” aparecía esta carta que les comparto. Es una invitación a fomentar y vivir la devoción a San José como patrono y protector de la buena muerte, como nos lo dejó en herencia Don Guanella. Feliz día de San José.

Entre los más bellos legados recibidos de nuestro Santo Fundador tenemos que considerar la iniciativa de la institución de la Pía Unión de San José, para invocar su protección en favor de los moribundos. Podemos decir que esta intuición representa la madurez de su obra de caridad, en cuanto finalizada a abrazar la pobreza humana, material y espiritual en el momento más importante de la vida, en el que cada uno de nosotros necesita sentir la cercanía física, afectiva y espiritual para dar el gran paso que nos abre a nueva vida. Don Guanella, con la construcción de la basílica del Tránsito de San José en Roma, ha querido invitar a los fieles a elevar al Señor, por intercesión de San José, un coro perenne de oraciones en favor de los moribundos, y especialmente de los que viven en soledad el momento más decisivo y más difícil de su vida. La respuesta a esta llamada, muy pronto, ganó una dimensión universal como universal es la realidad de la muerte. ¡Basta con pensar que en el mundo mueren cada año más de 50 millones de personas! La Pía Unión, a los pocos meses, tuvo una extraordinaria difusión especialmente en Europa, y luego en América del Sur y del Norte, llegando incluso a tierras lejanas como China, Oceanía, Armenia – particularmente en los tiempos del genocidio de los armenios por parte de los turcos. Durante los años de la Primera Guerra Mundial (1915-1918), junto a la oración diaria para los moribundos, la Pía Unión instituyó para los sacerdotes la iniciativa de la Misa perenne para las finalidades de la Pía Unión. Entre los sacerdotes inscritos recordamos al Padre Maximiliano Kolbe, mártir de la caridad, que fue un gran promotor de esta obra de misericordia espiritual. Es justo que nosotros los Guanelianos nos preguntemos: ¿cómo podemos vivir y difundir hoy este apostolado, que nos pertenece como un legado especial recibido de nuestro Fundador?

Conocemos cómo nuestra sociedad se está volviendo cada vez más insensible a los valores religiosos; tal es el caso de la muerte que está perdiendo su significado sagrado y por lo tanto es marginada, se la intenta poner lo más lejos posible de la vida ordinaria, a menudo abandonando a quien está muriendo a la soledad y privándolo del consuelo espiritual de los Sacramentos. Incluso se quiere someter a la muerte a la decisión de nuestra libertad, a nuestro poder, con la ilusión de poderla vencer, olvidando que la única forma de vencer a la muerte es entregándola al Señor para que pueda participar de su resurrección. El reto que hoy en día el acompañamiento a la muerte nos presenta es, por tanto, un mayor compromiso para nuestra caridad pastoral. En esto hay que seguir el ejemplo del Fundador y vivir este desafío con su misma sensibilidad y pasión para que cada persona experimente el ser amado por Dios Padre, sobre todo en el último momento de su vida.

La Pía Unión en enero de 2008 organizó un Congreso con el tema ‘El arte de acompañar a encontrarse con la muerte” cuyas actas han sido publicados per nuestra Editorial ‘Nuove Frontiere’. Es significativo que en su reciente carta apostólica ‘Misericordia et misera’ el Papa, al cierre del Jubileo de la Misericordia ha recordado este aspecto pastoral importante. Esta es la invitación que especialmente hace a los sacerdotes: "tenemos un gran reto que afrontar, sobre todo en la cultura contemporánea que, a menudo, tiende a banalizar la muerte hasta el punto de esconderla o considerarla una simple ficción. La muerte en cambio se ha de afrontar y preparar como un paso doloroso e ineludible, pero lleno de sentido: como el acto de amor extremo hacia las personas que dejamos y hacia Dios, a cuyo encuentro nos dirigimos… La participación del sacerdote en este momento significa un acompañamiento importante, porque ayuda a sentir la cercanía de la comunidad cristiana en los momentos de debilidad, soledad, incertidumbre y llanto”.

Con estas breves reflexiones, hago un llamamiento a toda la Familia Guaneliana a tener en gran estima este apostolado de gran caridad, con la inscripción y la propagación de la Pía Unión, con la adhesión de los cohermanos sacerdotes a la Misa perenne, con una invitación a los fieles de nuestras parroquias a vivir el espíritu de la Pía Unión. En el mundo guaneliano existen ya algunas ramas de la Pía Unión: En Grass Lake (Estados Unidos), en Buenos Aires (Argentina) en Porto Alegre (Brasil), en Madrid (España)... Es deseable que se constituyan otras filiales en las naciones donde existe nuestra Obra y, sobre todo, difundir esta iniciativa en las parroquias guanelianas y en nuestros centros de caridad.

Damos gracias al Señor por la gran riqueza espiritual que nos permite hacer a través de este ministerio que el Fundador nos ha confiado. Sólo en el cielo vamos a conocer los beneficios que la Pía Unión ha producido en tantas personas que se forman como una cadena de solidaridad espiritual para la salvación del mundo. Guanella News - Número 104 - 16 de diciembre de 2016

PROVINCIA NUESTRA SEÑORA DE GUADALUPE  

Última actualización el Domingo, 19 de Marzo de 2017 20:51