YOOtheme
Aventura con Iesu Communio Imprimir E-mail

EL GRUPO MAYORES DEL CENTRO DON GUANELLA VISITA LA COMUNIDAD IESU COMMUNIO

Hace un par de semanas, el P. Raúl llamaba a las religiosas del nuevo Instituto Iesu Communio –cuya comunidad se encuentra en la localidad burgalesa de la Aguilera- para poder visitarles con el grupo de Mayores. Ellas de inmediato dijeron que si, que no había ningún problema. Y así, durante estas dos semanas se esperaba con impaciencia el momento del encuentro. Los chavales no sabían donde iríamos ni lo que encontraríamos, el objetivo era descubrir esta comunidad de la que tanto se oye, que en medio de la sencillez y austeridad de vida, transpiran una enorme y contagiosa alegría.

Así, el sábado pasado, nos encaminamos a la Aguilera, fuimos recibidos por un par de religiosas en la verja del Convento, luego fuimos trasladados a un salón llamado Locutorio, que tiene gradas enfrentadas, en un lado se sientan las más de 120 religiosas que nos esperaban y en el otro lado los que vamos a visitarles. Cuando hemos entrado al locutorio, las religiosas comenzaron a cantar a una voz y los chavales se sorprendieron por la grata bienvenida que nos daban con aquella canción que en realidad es el himno que resume sus vidas, “Soy de Cristo, soy de Cristo” repetían en el estribillo. Luego vino un tiempo de preguntas y respuestas. La bienvenida generó expectación en los chicos y chicas del grupo de mayores, quienes comenzaron a externar sus inquietudes, preguntas como ¿a los cuantos años se puede ser monja? ¿cómo viven el día a día? ¿tenéis contacto con el exterior? Y las monjas con una paciencia y siempre con una sonrisa en sus labios contestaban de una manera muy asertiva.

Al terminar la mas de una hora de encuentro en el locutorio vino un breve descanso donde hubo un acercamiento más personalizado de parte de las hermanas, quienes luego nos invitaron a conocer su espacio de oración, una gigante capilla, con una imagen de María muy peculiar, cargada de mucho simbolismo, una imagen de María sentada en una simple silla, con actitud orante y en un estado de gestación. Fuimos invitados por las hermanas a acercarnos a dicha imagen y depositar en ella nuestras preocupaciones y deseos más secretos del corazón.

Ha sido una jornada muy constructiva que nos descoloca del estándar de vida religiosa, a la que muchas veces quizá los chavales no conocen. Este tipo de encuentros nos permiten degustar una vida religiosa que contagia alegría y amor.  

P. Raúl Rodríguez SdC

Fotos recuerdo

 

Última actualización el Sábado, 13 de Junio de 2015 02:35