YOOtheme
Congreso Internacional sobre don Guanella Imprimir E-mail

Un presencia que permanece viva  

  A pocos días de la audiencia que la familia guaneliana tendrá con el Santo Padre el próximo 12 noviembre en el año centenario del nacimiento al cielo del fundador, religiosos, religiosas y laicos profundizaron en la memoria, profecía y herencia de estos cien años con un congreso del 6 al 8 de noviembre en Roma en el auditorio de las Pias Discípulas del Divino Maestro.

Los trabajos comenzaron por la tarde con el saludo de la Superiora General de la Congregación femenina, Hijas de Santa María de la Providencia, Madre Serena Ciserani y el tema a cargo de don Fabio Pallotta, párroco en una parroquia del Camino de Santiago, en Galicia, España. Tras la exposición se llevó a cabo la presentación del VI volumen de la Opera Omnia guaneliana (colección de volúmenes que recogen los escritos de don Guanella) y la proyección del documental sobre la vida de don Guanella hasta su ordenación sacerdotal, el Valor de Amar, realizado en 1981 por Riccardo Munaò.

  El sábado 7 se inició con la intervención de P. Alfonso Crippa, superior general de los Siervos de la Caridad al que siguió la presentación de cuatro experiencias guanelianas en diversas partes del mundo: el centro de rehabilitación de la calle Antigua Aurelia de Roma, representando a Europa (dirigida por un profesional laico y muy significativa en por la amplitud de servicios que ofrece); la misión en Coyhaique-Chile por lo que se refiere a América (gestionada por un grupo de cooperadores en la que los religiosas y las religiosas son colaboradores), Ciudad Guanella en Kinshasa, África y el centro San José Nivas en India, llevado por las hermanas guanelianas. En la tarde se llevó a cabo una mesa redonda sobre la herencia del fundador moderada por don Bruno Capparoni en la que participaron las cuatro realidades guanelianas (religiosas, religiosos, cooperadores y laicos).

El domingo, después del saludo de Mons. José Protogenes Luft, don Marco Grega, Superior de la provincia Sagrado Corazón del norte de Italia, Suiza e Israel, presentó algunas propuestas para el futuro desarrollando el tema "la obra don Guanella: un regalo que continúa en la Iglesia y en el mundo." "El Congreso ha sido una cita preciosa de verificación del carisma y las capacidades de respuesta a las pobrezas actuales –subrayó don Umberto Brugnoni, vicario general- colocado al final del encuentro de formación permanente reservado a todos los Superiores de la Congregación de los Siervos de la Caridad y como apertura de la asamblea de los Cooperadores Guanelianos, venidos de todas las partes del mundo, para la aprobación del Estatuto. Todo ello, también, en preparación a la tan esperada audiencia que Papa Francesco reservará a la familia guaneliana el 12 de noviembre en Aula Nervi con más de 4 mil personas ya inscritas, procedentes de las 21 misiones guanelianas esparcidas por todo el mundo."

  El Congreso concluyó con la celebración eucarística presidida por el Superior general, P Alfonso Crippa, quien celebraba los 50 años de su ordenación sacerdotal. En la misma todos los miembros de la familia guaneliana (religiosas, religiosos, cooperadores y laicos) hicimos una renovación de nuestra disponibilidad a cultivar, para hacer madurer los impulsos que el Espíritu Santo suscitó en nuestro corazón, el proyecto de amor de San Luis Guanella en los lugares donde vivimos cada uno de nosotros. Esta renovación se hizo de manera conjunta y en distintos idiomas y sin embargo se palpó la uniformidad y el deseo de caminar juntos, también de este modo tan significativo.

NOSOTROS
Siervos de la Caridad
Hijas de Santa María de la Providencia
Cooperadores guanelianos
Miembros del Movimiento Laical Guaneliano

Llamados por Dios-Padre a seguir el ejemplo de Jesús, nuestro Hermano mayor, en la atención, solidaridad y promoción de los más abandonados, los últimos de nuestra sociedad, hoy, en la clausura del primer centenario del nacimiento al cielo de nuestro santo fundador, don Luis Guanella, renovamos nuestra disponibilidad a cultivar, para llevar a la madurez, los impulsos que el Espíritu Santo suscitó en nuestro corazón, en continuidad al proyecto de amor de don Luis Guanella, en los lugares y en las naciones donde vivimos. Pedimos a San Luis Guanella, a la Beata Clara, al venerable Bacciarini que nos acompañen en la fidelidad y perseverancia en esta misión. La caridad y la oración de toda la familia guaneliana sostenga nuestro propósito. Amen

Crónica fotográfica

 

Última actualización el Lunes, 09 de Noviembre de 2015 23:08