Dejémonos gobernar siempre por la divina Providencia. El Señor, infinitamente sabio, sabe sacar el bien incluso del mal. (SLG)