No podemos cruzarnos de brazos mientras haya pobres que socorrer y necesidades que proveer. Al más abandonado de todos acogedlo y sentadlo a vuestra mesa, que sea uno más entre vosotros, porque es Jesucristo. (SLG)